El robot InShigt amartiza

El robot InShigt ya está en Marte. Ayer, lunes, a las 20:47 h., inició su complicada maniobra para amartizar en el planeta rojo, y que conllevó cerca de siete minutos de minuciosos cálculos. Afortunadamente, todo salió a la perfección y el robot, ya en suelo marciano, nos envió una primera foto que encabeza este artículo.

Las maniobras fueron dirigidas desde el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena (California), centro logístico que ya vivió una experiencia similar en el 2012, cuando el robot Curiosity llegó a Marte.

Fases de la entrada en la atmósfera.

• Tras llevar 205 días a velocidad de crucero, la cápsula se separó de la nave espacial para entrar en la atmósfera marciana, en la que ha tenido que soportar temperaturas de hasta 1500º C.
• A 124 km de altitud la cápsula descendía a 19.300 km/h., hasta que se procedió a la apertura de un paracaídas de 20 m de largo, 2,6 m de ancho y con 40 cuerdas, que ha conseguido que la sonda desacelere hasta los 1.980 km/h. cuando se encontraba a 11 km de altitud.
• A un km de altitud la velocidad de caída era de 217 km/h. Ha sido entonces cuando la sonda ha desplegado sus patas de apoyo y ha activado el radar para determinar la distancia que faltaba para posarse sobre el suelo.
• Por último, se ha separado el módulo escudo y se han activado los cohetes retropropulsores que han terminado de ralentizar la caída.

Objetivos de la misión.

El objetivo principal del robot InShigt es estudiar el subsuelo marciano. Hasta ahora, los datos que tenemos se basan en lo observado desde las sondas que orbitaron el planeta rojo, y será la primera vez que se tomen muestras reales in situ. Lo fundamental será averiguar la composición y el tamaño del núcleo, del manto y de la corteza marciana, para entender mejor por qué Marte evolucionó de forma distinta a como lo ha hecho nuestro planeta.

Cabe mencionar que esta misión se desarrolla con dos años de retraso debido a un problema técnico que, amén de incrementar el presupuesto en 150 millones de dólares (hasta un total de 800 millones), condicionó que se tuviese que esperar a un nuevo acercamiento máximo entre la Tierra y Marte para poder abordar nuevamente la misión.

En cuanto al lugar elegido para desarrollar los trabajos, se ha escogido un páramo llamado Elysium Planitia, superficie totalmente plana en la que no hay formaciones rocosas.

Imagen de la Sonda InShigt (NASA)

Instrumentos a bordo.

Entre los instrumentos que InShigt lleva podemos destacar un sismómetro de fabricación francesa, una sonda perforadora alemana (capaz de taladrar hasta los 5 m de profundidad) y la estación meteorológica española TWINS, destinada a estudiar la atmósfera marciana y la velocidad y dirección de sus vientos.

Fotos propiedad de NASA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *