El módulo InSight sufre una tormenta de polvo

Una fuerte tormenta de polvo ha obligado al módulo InSight a disminuir al mínimo su actividad y a entrar en modo seguro.

Estos días, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA tuvo que entrar en modo seguro, concretamente fue el viernes 7 de enero, ante una tormenta de polvo en Marte. Esta tormenta redujo la cantidad de luz solar que llega hasta los paneles del módulo, lo que ha obligado a reducir al mínimo la actividad de los controladores con el objeto de ahorrar el consumo de batería.

Una tormenta de polvo esperada

La tormenta de polvo actual fue detectada por primera vez por la cámara MARCI, situada a bordo de la nave espacial Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, que crea mapas diarios de todo el planeta.

Gracias a estos mapas se pueden monitorear todas las tormentas, lo que sirve como una alerta temprana para las sondas que realizan su misión sobre la superficie marciana.

Los últimos datos recibidos indicaban al equipo de científicos que la tormenta estaba disminuyendo.

Todo ha quedado en un susto

Los científicos han logrado restablecer la comunicación con el módulo InSight este lunes, y respiraron con alivio al ver que todo parecía funcionar con normalidad. Conviene recordar que una tormenta similar acabó con la misión del rover Opportunity, pues se agotaron sus baterías y ya no fue posible restablecer el contacto.

Desde el 2018, la misión del InSight ha conseguido importantes avances científicos, tales como una descripción del interior de Marte, desde la corteza hasta el núcleo. Sin embargo, también hubo momentos frustrantes, como el falló uno de sus instrumentos más importantes llamado «topo».

Por otra parte, ya en junio de 2021, la cantidad de polvo acumulada en los paneles solares puso en peligro la misión, y los científicos de la NASA tuvieron que improvisar una solución de urgencia, que consistió en pedirle a la sonda que dejara caer unos pequeños pedacitos de tierra sobre sus paneles para sacudirse el polvo.

Por desgracia, la potencia necesaria para este tipo de maniobras va mermando según se agotan las baterías, aunque se piensa que el módulo podría salir del modo seguro la próxima semana, si el clima lo permite, lo que facilitará enviarle las nuevas órdenes.

Esta misión tiene una duración prevista hasta diciembre de 2022, por lo que esperamos que las dificultades se vayan solventando de forma adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.