Una piedra en una de las ruedas del rover Perseverance

Una piedra se ha incrustado en una de las seis ruedas de aluminio del rover Perseverance de la NASA, durante su misión en el cráter Jezero.

Así lo muestra una imagen capturada por la cámara de prevención de riesgos delantera del Perseverance, de nombre Hazcam. Muestra una piedra incrustada en el interior de la rueda. Debió quedarse fijada ahí mientras exploraba el cráter Jezero, lugar en donde ha estado operando desde que llegó a Marte en febrero de 2021.

Lo sabemos gracias a una fotografía

La fotografía se corresponde con la fecha del 25 de febrero de 2022, y una imagen tomada cinco días después demostró que la roca no había cambiado de lugar. Se desconoce cuándo se subió al rover, pero se piensa que ha estado ahí desde por lo menos el 6 de febrero.

Sin embargo, esta roca sólo supone un pequeño inconveniente, que no va a dificultar demasiado la misión. Por lo menos, así se cree, salvo que haya noticias de última hora.

Unas ruedas muy especiales

Las ruedas del Perseverance miden 52,2 centímetros, y son capaces de soportar este tipo de situaciones. Son ruedas diseñadas para combatir el intenso desgaste que ya se observó en el rover Curiosity de la NASA. Cada rueda de aluminio tiene 48 tacos para mejorar la tracción. Los radios son curvos y de titanio para brindarle un apoyo dinámico.

En la actualidad, el Perseverance está volviendo hacia la zona de la que procedía, y está recorriendo las mayores distancias de su misión. Los técnicos de la agencia espacial esperan obtener más muestras de la superficie antes de llegar al delta del cráter Jezero. Utilizan su instrumental para estudiar la estructura y mineralogía de la zona.

Ya en enero, el rover Perseverance tuvo problemas con varios guijarros, que bloquearon temporalmente el carrusel de recolección de muestras. Esperemos que, como ya sucedió entonces, los problemas se solucionen satisfactoriamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.